El aceite de aguacate tiene un alto contenido en nutrientes, ácidos grasos esenciales y aminoácidos, así como también vitaminas A, B, D y E. Este aceite ayuda a fortalecer el cabello y revive el brillo natural del mismo, lo que lo hace excelente para emplearlo como suavizante natural y, además, es ideal en tratamientos de hidratación.

El aceite de ricino es conocido principalmente por ayudar al crecimiento del cabello, pero además de eso, previene el debilitamiento, hidrata, suaviza y ayuda a combatir las puntas abiertas. De esta manera, el uso regular del aceite de ricino en las raíces del cabello y en el cuero cabelludo, le ayudará a eliminar el cabello seco.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es utilizado mucho en otros países y se conoce como “la madrina de los aceites de pelo” por ser un excelente hidratante. También aporta elasticidad y fortalece el cabello, ya que nutre la parte más profunda del cabello, elimina la caspa y contiene poderosos antioxidantes. Al utilizarlo con constancia, ayudará a aclarar el cabello debido a su contenido en peróxidos naturales.